Ciudad Satélite

Ciudad Satélite fue proyectada al noreste de la ciudad de México, en 1957, por el arquitecto Mario Pani. La urbanización del fraccionamiento fue vanguardista, pues rompió con los cánones establecidos por la política urbana de la Ciudad de México. Pani encarga al arquitecto Luis Barragán que diseñe el acceso principal al desarrollo.

Barragán contacta a sus amigos, el escultor y arquitecto alemán Mathías Goeritz y el pintor Jesús Reyes Ferreira, para que colaboren con el proyecto. La intención principal fue la de jugar con la percepción del paisaje en movimiento, ya que el proyecto está ubicado en medio del Anillo Periférico Norte, en Naucalpan, Edo. de México.

La proyección original del arquitecto Pani incluía una fuente, la cual fue descartada por Barragán y Goeritz. Se empezó a jugar con volúmenes altos, de hasta 200 metros, simulando un perfil urbano (unos edificios). El resultado fueron 5 prismas triangulares de concreto, huecos y sin techos, con distintas alturas y colores. Se observan claramente las estrías a cada metro por la manera en que se dispuso la cimbra de madera para colar las estructuras que se elevan entre 30 y 52 mts. La forma triangular y su ubicación permiten que la percepción de las torres cambie dependiendo de la posición, movimiento y velocidad del observador.

El color de estas icónicas torres ha cambiado desde su construcción en 1957. En un principio fueron pintadas de blanco, amarillo y ocre. En 1968, como preparativo de las olimpiadas, Goeritz sugirió que se pintaran de naranja para contrastar con el color del cielo. En 1989 Goeritz participó en una restauración de las torres, pero falleció antes de estipular los colores definitivos: azul, rojo amarillo y blanco.

El conjunto artístico de las Torres de Satélite se ha convertido en un hito urbano y un punto de referencia de la Ciudad. Además, se considera una obra representativa del movimiento artístico desarrollado durante la década de los años 50 en México, ya que cuenta con el trabajo de arquitectos, escultores y pintores.

Incluso su imagen ha sido usada como símbolo de la zona norte de la ciudad, en mucha propaganda, seguramente muchas de esas lonas fueron hechas con un plotter de corte df, altamente representativas y ahora son cuidadas para preservar su valor histórico.