Los edificios industriales, un espacio para todo

Normalmente, cuando pensamos en un edificio industrial lo primero que viene a la mente es una estructura industrial utilizada para la producción y el almacenamiento de mercancías.

Sin embargo, este tipo de estructura puede tener muchos otros usos, que pueden ofrecer posibilidades de generar ingresos.

Los edificios o naves industriales actualmente activos también pueden tener aplicaciones complementarias que permiten a la empresa generar ingresos, ya que pueden alquilar espacios no utilizados y, por ejemplo, se puede alquilar espacio en los techos para localizar antenas de teléfonos móviles, estaciones meteorológicas o medidores de contaminación.

Otras áreas tales como paredes, cubiertas y otros elementos arquitectónicos pueden utilizarse como soporte para elementos publicitarios, tales como carteles, pantallas de video o murales artísticos.

Un ejemplo de este último fue el Programa Maquilarte en el año 2015, que tuvo lugar en varias empresas de la ciudad de Tijuana, una de ellas en el Parque Industrial Pacífico.

Por otro lado, un almacén industrial que no está actualmente activo permite el uso del espacio que va más allá de su diseño original, esto es solamente una cuestión de creatividad. Aquí hay unos ejemplos:

Instalación de oficinas: los amplios espacios de un edificio industrial son perfectos para crear oficinas de trabajo. Al generar espacios de trabajo cerrados que permiten el trabajo en equipo así como la creación de áreas de reunión y recreación, son lugares ideales para su renta.

Centros de datos: gracias a su espacio y discreción, pueden ser utilizados para la localización de servidores informáticos, oficinas de soporte para la sede corporativa o como sede de centros financieros para grandes empresas y entidades dedicadas a la financiación.

Vivienda estilo loft: grandes espacios, pocos límites definidos, excelente iluminación, materiales industriales son algunas de las características que un edificio industrial puede ofrecer, lo que crea un espacio único y atractivo para los amante de este estilo de vivienda.

Áreas culturales: hay edificios con arquitectura que pueden pasar desapercibidos, lo que permite espacios para el desarrollo de diferentes actividades culturales, como conciertos, actuaciones teatrales, exposiciones, eventos deportivos y sociales.

Organización de eventos: algunas empresas, especialmente empresas con numerosos empleados, necesitan amplios espacios para eventos o fiestas; en estos casos, un edificio industrial acondicionado y decorado tiene el potencial de convertirse en el espacio ideal.

Películas y anuncios publicitarios: los edificios industriales tienen el espacio adecuado para personalizar escenarios para películas y comerciales, por lo que alquilar estos espacios con este fin es una fuente de ingresos a tener en cuenta.

En conclusión, existen varias opciones donde se pueden obtener una mayor rentabilidad al tener uno de este tipo de edificaciones.

Por lo que bien se puede complementar una actividad industrial existente para dar un uso nuevo o diferente o alquilar las instalaciones a terceros para obtener ingresos adicionales.

Como ves, la idea es extender tu negocio y hacer de tu espacio un lugar adecuado para tu negocio y ser fuente de ingresos extraordinarios.

Lo único que se necesita es un poco de creatividad y tener las conexiones adecuadas.

Obviamente, todo esto está muy ligado al tipo y la zona donde se encuentre dicha estructura por lo que el acercarte a empresas como Vesta, quienes te ofrecen opciones interesantes puede abrirte a más opciones en cuanto a fuentes de ingresos se refiere.